Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11 mayo 2013

4321_1166838496098_1273706_nUn nuevo día despertaba en aquel trocito español de África. Aquella mañana se advertía  un gran movimiento en la compañía de cuartel general, la gente de cocheras curraba a destajo mientras los mandos subían y bajaban las escaleras de las oficinas. Pronto salimos de dudas: se iban a hacer unas maniobras y mandarían a muchos de nosotros a Chinchilla (Albacete) a una de las maniobras militares más duras de España ( o eso nos contaron los mandos): las maniobras “RUSADIR”.

Dichas maniobras consistían en un simulacro de invasión de Melilla por parte del ejército marroquí, por lo que durante una semana estaban involucrados todos los cuarteles de la ciudad.

Yo tenía ganas de ir a la “peni” pero no de esta manera, claro. Bien oculto en mis archivos solamente quería librarme de aquello que no iba conmigo ni lo más mínimo. Hablando con compañeros de otros reemplazos (los “wisas”) comentaban que no era tan malo para nuestro cuartel y lo más importante…  El general solía dar unos cuantos días de permiso después de las maniobras…

¡¡¡¡ días extras de permiso !!! ante eso no había quién se resistiera. Aunque me hubieran dicho que tendría que enfrentarme a todas las kábilas marroquíes armado con un tirachinas, ya estaba decidido. Poco a poco el ardor guerrero que rugía en nuestras voces, como decía el himno de infantería, volvía a mí en cantidades industriales para echarle un par de huevos al asunto. Podían más mis ganas de volver a casa que cualquier otra cosa en mi vida… ¡¡ me presentaría voluntario a dichas maniobras!!

Raudo y veloz me dirigí a mi mando inmediato para, según el conducto, llegar hasta el despacho del capitán. Allí me planté firme cual vela cuadrado a la perfección y con mi más enérgico poder de convicción solicitarle un puesto en aquel glorioso ejército español (jeje)

El capitán, que ya me conocía después de mi actuación con Simón para conseguir los archivos, me miró con cara de sorpresa y me dijo:

-¿A qué te dedicas?

-Soy técnico en electrónica.

-¿hablas inglés? necesito a alguien para llevar la radio y hablar con las demás unidades en inglés…  (Raro me pareció, la verdad)

– Un poco mi capitán, pero no me veo preparado para tanto.

– Ya… ¿Por qué quieres ir a las maniobras?

Yo ya no pude más y tuve que rendirme…

-Porque quiero los días de permiso, mi capitán…

Me miró con cara de “este tío es gilipollas, por unos días que ni siquiera son seguros, se mete en un fregado de la leche” y luego añadió:

-Ya no quedan plazas, soldado,  lo siento.

-A sus órdenes mi capitán.

Y me fui pensando que la mili me estaba afectando demasiado. Se decía en “radio macuto” que en la mili ,voluntario ni para cagar y ahí estaba yo yendo contranatura. Pero ni el capitán quiso saltarse dicha “ley de mili” y allí mismo volví a mi agujero infecto.

Siete días después de dichas maniobras, volvieron los compañeros reventados, con más mierda que el palo de un gallinero y encima…

las maniobras habían salido tan mal que el general, cabreado, no dio permiso extra a nadie.

De buena me había librado …

 

P.D. He cogido una foto del álbum “recuerdos del 96 ” de mi amigo Álvaro.

 

Read Full Post »