Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9 junio 2009

chikHacía mucho tiempo que no daba una vuelta por la calle Alcalá a la altura de Pueblo nuevo. Hace tiempo, fue paso obligado para llegar al “MF de la conce” y con su gran concentración de tiendas, se convirtió en nuestra calle de referencia para comprar ropa y demás.

Detrás de dicha calle , en una paralela pequeña, se encontraba el que sería nuestro garito de marcha nocturna preferido: el CHIK. Descubierto para nosotros gracias a Fernando “el Lonchas”, el CHIK era un pub orientado a gente un poco más mayor que nosotros en aquella época. Su música no era la típica machacona odiosa sino una mezcla en la que podías encontrar cosas como SIMPLY RED, WHAM, algo de QUEEN incluso y más grupos de la onda. De hecho en su fachada ponía “audio bar” y “funky&soul music”.

El volumen de su música no era tan atronador como en otros garitos y nuestro amigo “lonchas” tenía amistad con el dueño. Era un local pequeño, muy bien amueblado, con los puertas del servicio en distintos colores y marcadas con una “H” y una “M” gigantes

El CHIK se convirtió pronto en el sito perfecto  donde pasar las noches de Sábado en compañía de mis buenos amigos de clase, el Lonchas,el “Yupi”, Antonio, Barco y algún amiguete más que se uniría, como Julián y el por entonces novio de la hermana del Lonchas.

Yo solía llegar a eso de las 23:30. Allí estaban ellos, como siempre, de cachondeo. Algunas veces conseguíamos sentarnos en unos taburetes cerca de los altavoces y allí pasábamos el tiempo hasta bien entrada la noche. El tema del ligoteo estaba controlado,ligábamos el doble: no ligábamos nada con las de nuestra edad, así que con esas, nada de nada.

Unos días antes de irme a Melilla, mis amigos me prepararon una despedida a la que se unieron mis amigos de los salesianos Alberto y Diego, compañeros de los que no sé nada desde hace años, demasiados años.

Allí comprendí que había hecho el tonto firmando voluntariamente 9 meses en aquel infierno pero fue una noche fantástica. Recuerdo que Alberto y yo teníamos unas ganas enormes de ir al lavabo y cuando llegamos a la zona de los servicios pensamos:¿qué puerta es la nuestra? y no se nos ocurrió más que decir que la “M” de machos, claro ,la” H” era para las hembras.

Allí entramos los dos a un servicio extrañamante decorado en color rosa y sin los “meódromos” masculinos característicos.

Ignorando todas las señales, nos metimos cada uno en un servicio y allí terminamos la labor, cuando salíamos, nos extrañamos de cómo nos miraba la gente, dos tíos saliendo de ese servicio al que inmediatamente después entraban dos chicas… ¡OSTIA!, el cachondeo fue general cuando el resto de nuestros amigos se enteraron.

Allí pasamos unos ratos increíbles, los últimos días de juerga con mis amigos de los salesianos, momentos irrepetibles a los que tenía que darles un post, para no dejar que se perdieran en este asqueroso mundo.

 

Read Full Post »