Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2008

Algo que siempre recordaré de mi primer cuartel de Melilla, el acuartelamiento Santiago, aparte de ser el sitio donde está ambientado el libro y película “morirás en chafarinas”, que recomiendo leer y ver, es que ha sido el sitio más insalubre que he visto en toda mi vida.

En la nave donde nos encontrábamos unos ciento y pico tíos, existían sólo tres letrinas del tipo taza turca, que en origen eran blancas y en esa época eran de un color indeterminado. Una de esas  letrinas se hizo “famosa” por crear lo que fué llamado el “geiser de mierda”, aventura que junto con “el lago de meados” contaré en otro post.También, el barracón era una montaña de desperdicios por la noche, pues la gente comía allí y tiraba los envoltorios y demás por los pasillos.

Una noche que tenía imaginaria, la segunda si no recuerdo mal, de 1:00 a 3:00 de la madrugada, recorriendo el barracón, andando para no quedarme dormido, oí un ruido raro. Algo se movía a gran velocidad por la nave. Me agaché para ver los pasillos por debajo de las literas y sólo pude ver un bulto corriendo por un pasillo hasta los servicios. Al día siguiente, lo comenté con compañeros que me dijeron que era “willy”, la “mascota” de la compañía. Una rata como un conejo adulto que recorría la nave pr la noche como Pedro por su casa.Era demasiado, vivíamos entre mierda, a mí me cambiaron las sábanas una vez en seis meses, nos duchábamos muchos días con agua fría, comíamos bazofia en bandejas sucias y ahora ratas. No obstante, estábamos tan machacados psicológicamente que esa noticia nos hacía hasta gracia, teníamos mascotas y todo je,je , qué cachondeo.

Un día, al abrir mi taquilla al toque de diana, salió de debajo nuestra querida “willy” y allí la pude ver bien. Era enorme, marrón de pelo pegajoso. Salió echando leches de mi taquilla con el  alboroto general y se metió en los servicios, en una de las famosas letrinas. Inmediatamente, salió un compañero,  con los pantalones por los tobillos gritando: “¡una rata!, ¡se me ha colado por debajo de las piernas y se ha metido en el agujero!”. El efecto debería haber sido de rabia, indignación por vivir peor que refugiados de guerra, sin embargo fue de cachondeo y risas generales: “¡ casi te muerde los huevos!” y ” ya te ha visto más que tu novia”, y cosas por el estilo eran los comentarios que se oían. Nosotros mismos, yo incluido, nos sorprendimos partiéndonos de risa sin importarnos ya nada y haciéndole bromas del mismo tipo al pobre compi. Está visto que te haces a todo, sólo hay que tener paciencia y saber que siempre se puede estar peor, si no que se lo pregunten a los cabrones que teníamos por mandos.

Las apariciones de “willy ” siguieron hasta que nos cambiamos de cuartel ( donde al menos no había roedores), pero ya no fueron tan espectaculares.Ahora lo recuerdo como una “batallita” de la mili, pero joder, vaya trago…

Read Full Post »

Hace ya bastante tiempo, Peter Jackson, antes de dirigir superproducciones, hacía películas gore en Nueva Zelanda. Por aquel entonces estrenó, la que decían era la peli de zombies definitiva, “BRAINDEAD”.

Dicho estreno en españa se hizo en el festival internacional de cine de ciencia-ficción y terror IMAGFIC, en Madrid. Nosotros, como buenos aficionados a películas de terror de serie Z,  habiendo degustado grandes “obras maestras” como, “el espíritu del zombie”, “me bebo tu sangre” o ” la muerte viaja en vídeo”, joyas del séptimo arte que todo coleccionista cinéfilo que se precie debería tener, decidimos no perdernos por nada del mundo.

El cine era el “palacio de la prensa” y la peli empezaba a las 22:00, al llegar a la taquilla (éramos Pablo, David, Raúl y yo), vimos lamentablemente que ya no había entradas Para BRAINDEAD. Es más, para ninguna otra película excepto una alemana llamada “terror 2000”. Raúl dijo:-“ah, si, esta es la que sale en la portada un astronauta con una calavera, la he visto en la revista Fangoria “, le preguntamos a la taquillera qué tal era dicha película y sólo respondió con un misterioso “está bien”… . Bueno, pues como Dani pasaba recogernos a las 0:00 nos decidimos por “terror 2000” y en qué hora….

“Terror 2000” es una sucesión de escenas inconexas en versión original  (alemán) subtitulado,en las que un supuesto detective va buscando a un tal Wibke o Wicke. Los personajes son variopintos: un negro con un palo, un cura con una pistola en la boca TODA LA PELÍCULA, un detective gordo que de vez en cuando cantaba y por el medio, escenas ridículas y surrealistas que impiden que nadie sepa a ciencia cierta de qué iba la peliculita, todo ello aderezado con una música imitación de mercadillo de las pelis de 007.Por cierto, de astronauta nada ¿eh, Raúl? (je,je).

Para que os hagais una idea: Empieza la peli, “TERROR 2000” es el nombre de unos almacenes de armarios, creo ( empezábamos mal), sale un tío en moto que va a saltar varios armarios, se da una hostia contra un cartel de Helmut kohl y ,con los sesos por fuera, sigue con la moto haciendo el cabra. Increíble pero cierto, al poco hay un fundido en blanco y aparece una mierda que ocupa toda la pantalla y así nos deleitan durante minutos interminables. Los gritos de “¡vaya mierda de película!”, ya empezaban a oirse por varias zonas del cine y nadie pedía silencio pues toda la sala estaba de acuerdo. nuestra desesperación hizo que pensáramos, ¿y si nos salimos y nos intentamos colar en la sala  de BRAINDEAD?. Dicho y hecho, salimos de nuestra sala y al intentar entrar en la otra… un guardia de seguridad plantado en la puerta impedía el paso a nosotros … y a varias personas de nuestra sala que pensaron lo mismo, era una situación surrealista, pero no más que nuestra película, pues un cura con una pistola en la boca llamaba al wibke de los cojones a gritos y nuestro detective estaba con una prostituta montándoselo… con una mesa de cristal entre medias de los dos no sin antes cantar una canción lamentable ante nuestros atónitos ojos y oídos. Pablo, harto ya, se puso en posición horizontal en la butaca con los ojos cerrados y Raúl cantaba a gritos el estribillo de la banda sonora, si se la puede llamar así, sin que nadie dijera ni mú. Un líder nazi daba un discurso entusiasta ante un público numeroso formado por tres personas que se lían a echarse cazuelas llenas de mierda por encima, después el negro con un palo y otros más salen en plan “kale borroka” rompiendo la calle.

Esto es vagamente lo que recuerdo de la basura llamada “terror 2000”, ni argumento ni nada de nada, pero hay una cosa que hace que cuando me acuerdo de la peli, me salga una sonrisa, el cachondeo que tuvimos en el barrio contándola y comentándola entre nosotros. Tal es así que, pasados 16 años ya, todavía nos acordemos y coincidamos todos en que ésta es la peor película que hemos vsito a lo largo de nuestra vida y no ha habido ninguna que se le haya acercado siquiera. Después de mucho tiempo buscando, encontré los links para descargarla, los pongo aquí, allá vosotros.

http://www.megaupload.com/es/?d=5EJ8ZDZO
http://www.megaupload.com/es/?d=GFIFWWU3
http://www.megaupload.com/es/?d=VRIOLFRD

Read Full Post »

MI AMIGO SIMÓN

Las cosas que se suelen contar sobre la mili suelen ser “batallitas” en parte anecdóticas o incluso divertidas. La de esta vez no lo es mucho, divertida  digo, pero me gustaría contarla, nunca se sabe si Simón puede llegar a leer esto.

Conocí a Simón al principio de la mili, en lo que llamaban la UIR, que no era otra cosa que la instrucción antes de jurar bandera.Un chaval completamente normal a primera vista, aunque no teníamos mucho trato. Una vez juramos bandera, fuimos destinados a la misma compañía, en el cuartel de Santiago. Allí nos hicimos buenos amigos, compartíamos opiniones sobre el ejército, no muy buenas, y teníamos amistades comunes.

Los primeros días en compañía fueron horribles, no sabíamos nada sobre nuestro destino,ni sobre los  compañeros de otros reemplazos, sólo esperando, haciendo que esa espera fuera más dura que el peor de los destinos.A Simón le mandaron por fin a los archivos del cuartel general,  en los  que estaba solo, en una habitación en penumbra, cerrada, aislada, esperando que alguien bajara a consultar papeles que nunca había de encontrar. A mí me mandaron a la sección de protección, sección a la que íbamos los que no teníamos nada concreto aún.Poco a poco observamos un cambio en la forma de ser de Simón, empezó a tener problemas de sueño, siempre hablaba de salir de Melilla, que no aguantaba a los mandos, incluso un día tuvo una bronca con el comandante médico en la que incluso llegó  a faltarle al respeto. Se convirtió en una persona gris, rara, incluso violenta. Una vez, hablando por teléfono con su familia, vinieron unos chavales a pedirle dinero y el respondió dándole un puñetazo a uno, joder, pensé, si es casi un niño …..

Como el médico de la compañía era amigo nuestro, inmediatamente se hizo cargo de él, rebajándole de servicios de armas y cambiándole el destino por el de conductor. Allí tuvo otros altercados con el cabo primero que no diré su nombre pero sí diré que era un pedazo de cabrón.Una noche me confesó que sólo se encontraba bien cuando apagaban las luces de la compañía y no se oía nada en la nave, pero que cuando encendían las luces a las 7:00 era como si empezara la peor pesadilla de nuevo. Nosotros intentábamos echarle una mano pero aquella época era dura para todos. Muchos servicios, muchos puteos, y la gota que colmó el vaso fue cuando suspendieron los permisos hasta nueva orden. Eso desmoronó a muchísima gente y a punto estuve yo de irme a pique. Simón tuvo suerte y le dieron un permiso especial de 15 días en los que se fue a su casa, pero la vuelta fue peor de lo que esperábamos, vino convertido en un despojo humano, había perdido peso, era un muerto viviente y su depresión era tal que vino su familia unos días desde León para apoyarle. Me dijo que, durante el permiso, cada día que pasaba en casa era uno menos que le quedaba para volver a ése, su infierno particular. Un día, harto de sus depresiones y paranoias , me enfrenté a él y le dije ” te voy a quitar la depresión a ostias” y su reacción fue tal que me dejó desarmado totalmente: “a ver si es verdad, empieza, si con eso pudiera estar bien”. En pocos días ingresó en el hospital militar con un cuadro médico de medio folio incluyendo anorexia, odio hacia lo militar etc. Nosotros nos quedábamos con él casi todos los días y el fin de semana nos saltábamos el horario  de visita y le hacíamos compañía aún a riesgo de que nos cayera un buen puro hasta bien tarde. Días más tarde le dieron una próroga de 2 años y pendiente de tribunal médico por incapidad para el servicio después de mes y medio de tortutarlo hasta casi acabar con él. El chaval que se despidió de mí ya no era el mismó que conocí en la UIR. Nunca más supe de él y eso que me juró que nos escribiría a y a los que le intentamos ayudar.

A veces, cuando miro el álbum de fotos pienso en qué habrá sido de él…

Read Full Post »

Tenía guardada esta historia y no sabía si ponerla o no, pero vista la poca audiencia del blog he decidido poner lo que me dé la gana y punto.(el que quiera que se lo crea y el que no que le den)

Pongámonos en antecedentes. Para ir al instituto de Miguel, había que rodear el costado derecho del cementerio de la Almudena, por lo que, para ahorrar tiempo, cuando el cementerio estaba abierto,  se atravesaba en diagonal y se tardaba bastante menos.

Una tarde, nos fuimos a ver las notas de Miguel de los exámenes de Septiembre, y, a la vuelta, nos vinimos Raúl y yo solos por dicho “atajo”.

Era tarde avanzada y caminábamos a buen paso, la verdad es que no vimos a nadie por el camino y si los vimos ni nos dimos cuenta, lo normal es que estuviera vacío. Cuando ya estábamos llegando a nuestra salida, en la puerta pequeña que da a al avenida de Daroca, sin darle ninguna importancia observé que, en una de las tumbas cercanas a la tapia, había un señor sentado, de espaldas a nosostros,recuerdo que llevaba una camiseta sin mangas,  de esas de interior, de color blanco, pantalones de vestir marrones, y curiosamente llevaba un pañuelo con las cuatro esquinas anudadas haciendo un gorro como tantas veces lo habíamos visto hacer a la gente mayor.

Al llegar Raúl y yo a la puerta nuestra, que distaría 20 metros de nuestro señor, observamos que estaba cerrada. -“Mierda”-, pensamos -¿y ahora por donde salimos, qué hacemos?- preguntó Raúl.

– Vamos a preguntarle al señor de antes a ver por donde podemos salir para que no tengamos que rodear otra vez.

-¿qué señor?. Me dijo Raúl con sorpresa.

-Joder, el que está sentado allí…. . Allí no había nadie ya, no habían pasado ni diez segundos cuando la persona que estaba sentada había desaparecido. Raúl me dijo que él no había visto a nadie según pasábamos. Nos quedamos a cuadros, pero yo flipaba en colores pues  recordaba perfectamente el atuendo, demasiado para confundirlo con alguna estatua o ramo de flores. Además en tan poco tiempo (no llegó a diez segundos) desapareció del radio de visión nuestro (demasiados metros), la puerta más cercana estaba cerrada y la abierta más cercana fue por la que salimos nosotros y estaba  a varios cientos de metros. Andamos a muy buen paso hacia esa puerta, y no vimos a nadie, una persona mayor, no podría haber ido tan rápido… no sé nos quedamos de piedra.

Lo malo es que, cuando lo conté en el barrio, no me creyó casi nadie, y Raúl me ha preguntado muchas veces si era una broma.

Eso es punto por punto lo que pasó, no creo demasiado en esas cosas, y así como otra vez me sucedió otra cosa “paranormal” y descubrí lo que sucedió por mí mismo, a eso no le encuentro una explicación lógica, excepto que el señor se hubiera echado a tierra, reptado quinientos metros en un minuto o que hubiera saltado una valla imposible en dos segundos y sin ruido.

No sé, no sé, pero tenía que contarlo…..

Read Full Post »